12 noviembre 2012

X-O Manowar: By the Sword


X-O Manowar 1-4 USA

Guión: Robert Venditti
Dibujo: Cary Nord
Valiant; 112 páginas, 9,99$


No conocía a Valiant más que de oír mencionar alguna que otra vez su nombre y algunas de sus series y equipos creativos. No conocía el trabajo de Robert Venditti. Tampoco el de Cary Nord. No conocía la anterior encarnación de la serie X-O Manowar de Jim Shooter. Por suerte, aún así he podido disfrutar de esta serie llevándome una muy agradable sorpresa, y me hace tener en el punto de mira todo lo que vaya publicando esta editorial, que es fácil de seguir dado los pocos títulos con los que cuenta, y que además está contando con unos profesionales muy a tener en cuenta.

Pero a lo que íbamos. Que total, me encuentro con una serie de la que además desconocía por completo su argumento, más que imaginar que su género sería el de la ciencia ficción por sus portadas, por lo que tras haber visto éstas no puedo si no extrañarme con la presentación del cómic y las primeras páginas: estamos en el año 402 D.C., y asistimos a los primeros momentos de una cruenta batalla entre visigodos y el ejército romano. Nuestro protagonista es Aric de Dacia, heredero al trono de los primeros, bajo cuya mirada veremos desarrollar los primeros planes de ataque, para más tarde ser testigos de la apabullante derrota de los suyos, y la muerte de alguien muy cercano. Tras la obligada retirada debido a la noticia de que sus campamentos han sido asaltados y muchos de los suyos raptados (entre ellos la mujer del propio Aric), se encuentran con lo que creen son legionarios romanos, al que Aric junto a un pequeño batallón atacan, sólo para descubrir su tremenda superioridad armamentística. Tras derrotarlos sin mayor complicación, estos atacantes se revelan con una extraña raza alienígena conocidos como The Vine (La Vid), que los reclaman como esclavos arrástrandolos con ellos quién sabe a qué lejana galaxia... Y aquí se acaba lo que voy a desvelar de la trama, porque creo que merece la pena descubrir lo que va ocurriendo en sucesivos números por uno mismo, ver cómo se desenvuelven los personajes en semejante tesitura y qué nos deparará este larguísimo viaje por las estrellas.

Tenemos así una serie que empieza fuerte, mezclando géneros con agilidad y poniendo desde el principio al protagonista en una situación en la que es difícil imaginar lo que nos depara la historiay qué derroteros tomará el guionista, para mostrarnos en los siguientes números la pasta de la que está hecho este heredero, y cómo la posición en la que se encuentran él y sus compañeros es difícil de revertir. Veremos entonces qué es lo que puede darles la llave del éxito de su rebelión y de su vuelta a casa. 

Aunque estos primeros números sólo son el necesario power up para poner sobre la mesa la premisa de la serie, se empiezan a plantar las semillas de varias líneas argumentales que pueden dar mucho juego una vez descubramos los poderes de la armadura de Shanhara. Venditti resulta así prometedor, ofreciendo no sólo un buen inicio de colección, sino que además plantea algunas situaciones, como pueden ser las relacionadas con los miembros de La Vid abandonados en La Tierra o la posibilidad de recuperar a su mujer, que quién sabe lo que pueden deparar en el futuro.

En el apartado gráfico, el dibujo de Cary Nord es muy bueno, sabiendo aclimatarse a la perfección a los diferentes escenarios y sus características propias que propone Venditti, con unos diseños cuidados y una planificación de página muy cinematográfica, que (como casi siempre que se apuesta por ella) potencia la espectacularidad puntual en detrimento de la narración y del dinamismo, así como cierto estatismo tanto en los diálogos como en las escenas de acción que sólo logra suavizar en estas últimas. También deja entrever en ocasiones cierto descuido en algunos acabados, pero por lo general cumple con las exigencias del guión, aunque creo que aún podría pulir un poco más su trabajo y disfrutar todavía más con sus dibujos.

En definitiva, este primer tomo de X-O Manowar es un cómic por el que he apostado a ciegas, y cuyo resultado no podría ser más satisfactorio. Ahora, me mantengo a la espera de ver cómo se desarrolla la historia de este "náufrago", qué problemas traerán consigo los planes de La Vid, y qué repercusiones tendrá para Aric el descubrir la paradoja de su viaje.