24 junio 2006

Hostel

Dirección y guión: Eli Roth
Género: Terror
Intérpretes: Jay Hernández (Paxton), Derek Richardson (Josh), Eythor Gudjonsson (Oli)
Duración: 89 minutos


Esta reseña puede contener (y de hecho contiene) posibles (y enormes) spoilers. Pero tampoco te preocupes, que el argumento es lo que menos importa en este film.

Tres jóvenes viajeros se dirigen a Eslovaquia con la promesa de que allí encontraran todo lo
que puedan desear: todo lo que siempre han querido hacer, en dicho lugar es posible con un poco de dinero. Ellos iban en busca del viaje de sus vidas, el que no olvidarían nunca... Y lo encontraron.

Los tres se dirigirán hasta tan idílico lugar, donde les espera sexo, drogas, fiestas...
Todo lo que puedan desear estos dos universitarios americanos, emplazamiento al que se dirigirán
acompañados por un vagabundo islandés que encontraron en París, llamado Josh. Allí, tras
unos primeros días increíbles, perderán a este compañero, que supuestamente les ha
abandonado, pero al que empezarán a buscar debido a las extrañas circunstancias que rodean
su desaparición.

Apoyada por el mismísimo Quentin Tarantino (productor ejecutivo de la cinta, y gracias al cual llegó a las carteleras de España, previo pase vía Sitges), amante del gore y de los desmembramientos y mutilaciones realizadas en las situaciones más extremas, la segunda película del americano Eli Roth (director, guionista y productor de sus dos únicos filmes, éste que nos ocupa y Cabin Fever) es una curiosa fusión que seguro hará las delicias del espectador menos exigente y más morboso de cuantos se acerquen a este film, que mezcla en su justa medida los ingredientes para alcanzar el éxito en las taquillas nortamericanas (y, por consiguiente, de las del resto del mundo): tetas, sangre y violencia que, unidos a la carencia de argumento (más o menos como la mayoría de películas de este tipo y/o subgénero, tan de moda últimamente, será porque tampoco importa demasiado), y a algún inexplicable punto de la trama, dan para una buena hora y media de desconexión cerebral, con un final desaprovechado (sobre todo la idea de la caza, que esperemos se recupere en la secuela de la que os hablo más abajo) y muy al estilo del gusto del espectador medio, a pesar de que el director se empeñe en proclamar a los cuatro vientos que rompe con los esquemas del cine típico-tópico americano, más conservador a su modo de ver (éste tío no ha visto el cine de Takashi Miike, fijo, porque a su lado este tío tiene menos mala leche que Heidi). Aquí, el "héroe" salva a la chica, junto con la que "huye" de los malos y encima da la casualidad de que en su huida se encuentra con todos los que le han jodido las vacaciones (recalco lo de TODOS), han matado a sus amigos, y le han torturado tanto a él como a su acompañante, para poder llevar a cabo una especie de ¿justicia divina? que acabará en una sangrienta escena en unos servicios públicos. Todo un derroche de originalidad, vaya. Para mí que no he visto esta película cientos de veces, no. Muy "rompedor", sí. Este tío tiene futuro como remakeador de terror japonés, y si no al tiempo (xD).
Quizá lo mejor de la película sea la violenta mafia infantil (xD) que, la verdad, me ha enamorado (es que son buenísimos, sobre todo en la última intervención que hacen en el film) y la escena en la que, tras escapar de su torturador, se encuentra con otro tras descubrir el pastel de la caza, y éste le empieza a

¡Oh, sí! ¡Dame más fuerte, nene! ¿Eso es lo único que sabes hacer?


Por lo menos podemos sacar un mensaje de esta película (¿o no? Yo es que entre las tetas y los dedos me perdí un poco... ^^U): ¿El peligro de dejarse llevar por los bajos instintos? ¿Los riesgos del turismo sexual? ¿Que tiran más dos tetas que dos carretas? Elegid uno, que todos son válidos (sobre todo el último).


Debido al éxito que ha cosechado la película, su máximo artífice, el pluriempleado Eli Roth

ya ha confirmado que prepara una secuela, que continuará el argumento donde acabó la primera (con lo que es más que probable que Jay Hernández vuelva al papel de protagonista), y que esto es solo el comienzo de una serie de películas que conformarán una saga. La que nos espera como esto no remonte...

Valoración: *****

¿Alguien cree que esta película hubiera triunfado sin el nombre de Tarantino de por medio? Yo, la verdad, lo dudo mucho.

P.D.: No vi la mitad de lo que se desmembraba, porque la vi descargada del emule y la copia
era demasiada oscura. ¿Alguien se atreve a hacerme una lista? xDDD
P.P.D.: ¿Y alguien me puede confirmar eso de que está basada en hechos reales? Porque me dejó un poco pillado cuando me enteré...

2 comentarios:

Elisa de las Flores dijo...

yo no vi la pelicula, pero se me ocurre que es muy mala...cuando quiero ver algo en ese estilo voy directo al cine oriental, me gusta mas.


saludos

Christian "Samanosuke" dijo...

Bienvenida.
La verdad es que yo no soy mucho de este cine, pero lo poco que he visto no le llega ni a las suelas a lo que viene desde Asia. Y si no, te recomiendo que veas Ichi the Killer, de Takashi Miike, y la compares con Hostel, y me digas cual de ellas te parece más "conservadora", como dice Eli Roth. Seguro que sé la respuesta. Jajajaja.

Ahora, no la vayas a ver si no tienes un estómago fuerte, porque te puede llegar a traumatizar... Yo hay escenas de las películas de Miike que no dejo de recordar, como la de la bañera de mierda en Dead or Alive... ¡Joder, si Miike da más miedo en la calle que toda Hostel, porque no sabes que le pasa por la cabeza! xDDD