12 octubre 2006

Secret War


Nick Furia ha descubierto que detrás de una amenaza interna que implica a varios villanos de poca monta, que han sido provistos con material de alta tecnología con alto potencial terrorista, se encuentra la ministra electa de Latveria, Lucia Von Bardas. Pero su presidente, su propio país, se niega a hacer nada para evitarlo, por lo que para evitar una catástrofe terrorista mundial Nick Furia tendrá que liderar una guerra en la que también estarán involucrados algunos de los más importantes héroes, como Lobezno, Daredevil, Spider-Man, el Capitán América, la Viuda Negra y Luke Cage. Pero, un año después, parece que ninguno recuerda nada de esta guerra secreta en suelo latverio...

Se suponía que iba a ser el crossover del año, una lucha cara a cara contra Identity Crisis. Un elenco de protagonistas envidiable, uno de los guionistas más exitosos de los últimos años, y un título que evoca buenos tiempos y aún mejores momentos: Secret War. Lástima que Bendis no haya estado a la altura (para un servidor, pocas veces lo está, pero de eso ya hablaremos otro día...).

Secret War arranca (mucho antes de comenzar su lectura) con una muy buena sensación, ya que sus protagonistas son muy atractivos, tanto para los fans de toda la vida como para el gran público (ya que muchos de ellos cuentan con versión fílmica), por lo que nos sentimos obligados a depositar buena parte de nuestras esperanzas en la historia, por lo que pueda pasar. Ingenuos de nosotros, Bendis nos ha vuelto a tomar el pelo.
Durante los 5 números que dura el evento, tan sólo se salva de la quema (y por bastante poquito) algo más de la mitad del quinto, en el que se empiezan a descubrir algunas preguntas, las explicaciones a las dudas que inundan a nuestros héroes, y el coronel Furia se descubre como un conspirador sin escrúpulos al que todos sus compañeros en esta guerra secreta olvidada empiezan a odiar, especialmente Lobezno, que después de todo por lo que ha tenido que pasar confiaba ciegamente en Furia (¿Secret War se sitúa tras la saga de Millar en Lobezno?), pero que después de esto llega a desear
su muerte. Pero comparten su frustración y su indignación el resto de héroes, que nunca han aprobado la muerte de inocentes por ninguna causa, y mucho menos para dar un "escarmiento".

Otra de las cosas que ha hecho que mi subjetiva valoración de este crossover sea tan sumamente pésima es el dibujo de Gabrielle Dell'Otto, que no me gusta para nada (sí, llamadme loco). No se puede negar la calidad de sus lápices, pero no son los adecuados para una serie regular, o al menos a mí no me lo parecen.
Cuando sus dibujos verdaderamente rezuman calidad y arte es en las portadas (y no lo digo por las de Secret War, precisamente, pero es innegable su talento como ilustrador), donde este artista parece dar lo mejor de sí mismo. Sus viñetas más que narrar parecen ser un realista collage en el que prima más el arte del dibujante por encima de la labor del escritor, ya que ni tan siquiera se dedica a plasmar con un mínimo acierto los guiones, de darles un toque distintivo que al menos los salve de su más absoluta mediocridad: ni eso, dedica por completo sus lápices a un compendio de fotografías que satisfagan la vena puramente comercial de este título.

Quizá una menor dosis de pomposidad de la que abunda en este título le habría ayudado. Quizá otro guionista menos quemado, con ideas más frescas y la manga ancha de la que goza Bendis en Marvel hubiera convertido este crossover en mucho más. Por desgracia, las buenas ideas y el respeto por muchos de los personajes (y de los lectores) se sitúan desde hace ya mucho tiempo muy por debajo de los enchufes amiguiles entre editores y guionistas y, mientras bazofia como ésta se siga vendiendo como churros, tendremos que soportar más estúpidos argumentos durante muchos, muchos años y muchas colecciones.

Valoración
: 2/10.

Por cierto, que parte de culpa de que la valoración final sea verdaderamente pésima, es la edición de Panini, que cobraba por número 2'9€ (aunque hay dos que costaron 3, vete tú saber por qué) y nos "regalaba" unas innecesarias y bastante estúpidas (a mi parecer) fichas. Y, además, la tomadura de pelo que son Los Archivos de Nick Furia, por si no hubiésemos tenido bastante con la colección en sí misma.

3 comentarios:

Ternin dijo...

A mi tampoc me gusta Dell Otto ese. ¡Y qué! No pasa nada. Mierda de dinero tirado. Ah, por cierto te enlazo a mi blog que hacía tiempo que venía pensándolo y ya me he decidido.

Christian "Samanosuke" dijo...

Yo no te enlazo todavía, que te tengo preparado el link en un post que preparé hace tiempo. A ver si lo subo de una vez... ^^U Como mínimo, te mereces una mención en una entradita (peloteo gratuito).

Ternin dijo...

Coño, que honor! Estaré pendiente de ese post