17 diciembre 2012

Nova: La Iniciativa

Nova Vol. 4, 1-3 USA 
Guión: Dan Abnett y Andy Lanning
Dibujo: Sean Chen
Panini; 72 páginas, 3'90€


Aquí tenemos las continuación de las andanzas del único superviviente del Cuerpo Nova, Richard Rider, y su compañera la Mundomente Xandariana, justo donde lo dejamos tras los acontecimientos de Aniquilación.

Por suerte contamos de nuevo para narrarnos su historia al dúo DnA, Dan Abnett y Andy Lanning, quienes ya demostraron saber tratar al personaje y su entorno. Aquí no van a ser menos, y nos presentan a un Richard al borde del colapso debido a su negativa a tomarse un respiro, ya que es el único que puede atender a las miles de llamadas de socorro como consecuencia de la destrucción dejada a su paso por la oleada aniquiladora, que antaño deberían ser contestadas por un nutrido ejército de policías Nova. Reflejan y transmiten bien la pesadez que ha de suponer la carga de dicha tarea, ya que un breve descanso para retomar el aliento puede costar demasiadas vidas. Sin embargo Richard es un hombre, a pesar de su enorme poder actual, y como todo hombre, al final sólo quiere tomarse un respiro y regresar al hogar.

Una vez en la Tierra el trabajo de los guionistas es realmente bueno, haciéndonos asistir a los acontecimientos de la Guerra Civil como si fuéramos el propio protagonista, totalmente desconocedores de lo sucedido: ponen en contacto a Richard con su ex-compañero de los Nuevos Guerreros, Justicia, que no sólo es el encargado de relatarle la masacre y la persecución de superhéroes, sino también la muerte de sus antiguos compañeros, y de su antigua pareja; le ponen en contacto con Tony Stark, sin el maniqueísmo con que otros autores le tratasen durante este evento, dándole la oportunidad de unirse a La Iniciativa; también lo enfrentan a los Thunderbolts, con las consecuencias que dicha persecución tiene sobre su concepto de la iniciativa antes mencionada y con el inevitable encuentro con su trastornado ex-compañero, que ahora responde al nombre de Penitencia; y por último, le harán volver al hogar familiar, para ver que quizá el recibimiento no es el que esperaba, y que en el planeta Tierra las cosas han cambiado más de lo que desearía, e incluso de lo que puede llegar a asumir tras los problemas a los que se ha tenido que enfrentar. Todo ello magníficamente dibujado por Sean Chen, una elección perfecta que realiza un gran trabajo, sabiendo dotar a cada escena de la ambientación adecuada y resolviendo las batallas con efectividad y espectacularidad, recordando en ocasiones al gran Steve McNiven de la Civil War.

En definitiva, el equipo encargado de esta colección conoce al personaje y sabe tratarlo, y actuar en consecuencia a los actos que ha tenido que llevar a cabo en el espacio y la evolución que ha experimentado, por lo que cierran esta saga de la mejor forma, con un Richard Rider que vuelve a donde pertenece ahora, para seguir salvaguardando el universo.